Escrito por Verónica Hernández el

Periodontitis y tabaco

Periodontitis y tabaco

La periodontitis es una enfermedad inflamatoria que afecta a los tejidos que hay alrededor del diente (y que reciben el nombre de periodonto).

Si no se diagnostica y se trata a tiempo, puede provocar la pérdida dental y, en determinados casos, repercutir en la salud general de quien la padece.

¿Cuáles son las causas?

Las enfermedades de las encías o enfermedades periodontales se producen por la acción de las bacterias, más de 700 tipos, que habitualmente viven en la boca. Éstas se depositan en los dientes, las encías e incluso sobre las restauraciones. En muchas ocasiones, sucede que la higiene oral es incorrecta, incompleta o insuficiente, lo que hace que las bacterias proliferen, se agrupen y se lleguen a acumular en forma de biofilm o placa bacteriana.

Además, hay otros muchos factores vinculados a esta enfermedad como el tabaco, el estrés, enfermedades sistémicas (por ejemplo, la diabetes), defensas bajas o cambios hormonales (por ejemplo el embarazo o la menopausia).

Por ello, la progresión de las enfermedades periodontales y la gravedad de la destrucción de los tejidos orales se verá condicionada, además de por factores de riesgo genéticos, por la presencia de uno o varios de estos factores ambientales.

Nos vamos a centrar en el factor del tabaquismo. Pero primero, vamos a conocer los síntomas generales de la periodontitis.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal y primer signo es el sangrado de las encías, espontáneo o durante el cepillado, y el enrojecimiento. Además, puede haber: mal aliento, hipersensibilidad al frío, retracciones de encía, movilidad o separación de los dientes y en casos avanzados, abcesos o flemones.

Sin embargo, en personas fumadoras, la enfermedad suele diagnosticarse más tarde, pues el tabaco reduce el flujo sanguíneo, por lo que, en ocasiones, el sangrado de encías no se manifiesta hasta fases más avanzadas de la enfermedad. Por ello, es conveniente que los fumadores presten una especial atención a la salud de sus encías, además de intentar dejar de fumar, pues las personas que fuman tienen hasta tres veces más riesgo de padecer periodontitis y de que ésta progrese más rápidamente, además de los múltiples perjuicios para la salud que conlleva este hábito.

Los fumadores tienen mayores niveles de bacterias patógenas en el periodonto y presentan una disminución de las defensas de la encía frente al ataque bacteriano ya que la encía recibe un menor aporte sanguíneo y de oxígeno. Esto justifica que estas bacterias dañinas produzcan una mayor destrucción del conjunto de elementos de sujeción del diente. Por ello, el tabaco es el factor de riesgo más importante para la evolución de la enfermedad periodontal y el número de cigarrillos está relacionado directamente con el grado de severidad de la periodontitis.

Cabe aclarar que el tabaco no causa directamente la enfermedad pero la agrava significativamente.

¿Cómo tratar la enfermedad?

Su tratamiento se fundamenta en tres pilares:

El problema en los pacientes fumadores es que responden peor al tratamiento,  teniendo una mayor probabilidad de recidiva de la periodontitis y mayores posibilidades de infección subgingival.

Por todo ello, es fundamental dejar de fumar o tratar de reducir el consumo de tabaco, ir a la revisiones indicadas por el periodoncista y tener una higiene muy metódica, con la ayuda de los cepillos interdentales y cinta dental.

Consejos generales para prevenir la periodontitis

En la iD Ortodoncia y Estética Bucodental estamos para poder ofrecerte el mejor trato y la más alta experiencia de nuestros profesionales.

Imagen de Freepik